Los aceites y ácidos grasos son importantes para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Se estima que las grasas aportan entre un 20% y 30% de las calorías diarias en nuestro cuerpo necesarias para tener un nivel de energía óptimo.

Aunque muchas veces al pensar en aceites saludables se nos viene a la mente el aceite de oliva, esta no es la única opción. Hoy te hablaremos de algunos otros aceites y sus características.

ACEITE DE AJONJOLÍ

Es rico en ácidos grasos saludables, especialmente en ácidos grasos poliinsaturados OMEGA 6, lo cual lo convierte en una opción natural para cuidar nuestra salud cardiovascular y reducir los niveles elevados de colesterol y grasas en la sangre.

Las semillas de ajonjolí son también ricas en calcio, fósforo, cobre, magnesio y manganeso, así como vitamina E y del grupo B, proteínas y lecitina.

¿Cómo usarlo? Es muy usado para cocinar platillos orientales y hacer aderezos.

ACEITE DE GIRASOL

Aporta vitamina E y grasas poliinsaturadas. Por su sabor neutro se puede utilizar en una enorme variedad de platillos y preparaciones lo que lo convierte en uno de los más populares y accesibles del mercado. No es recomendable reutilizarlo una vez que se haya calentado porque puede emitir sustancias tóxicas.

No se recomienda usar más de 100 gramos por cada 100 gramos de producto fresco. En cuanto al contenido vitamínico, cabe destacar la presencia de vitamina E, con aportes que equivalen al 41% de las ingestas recomendadas para hombres y mujeres de 20 a 40 años y con una actividad física moderada.

¿Cómo usarlo? para freír, cocinar,  hace aderezos y mayonesas.

ACEITE DE COCO

Este aceite tiene la propiedad de no oxidarse ni volverse tóxico como otros al ser cocinado a altas temperaturas, además de mantener sus beneficios a pesar del calor. Eso lo ha convertido en una opción popular para cocinar, aunque aporta un sabor distintivo a los platillos.

El aceite de coco está compuesto en un 90% por grasas saturadas, y contiene triglicéridos de cadena media, grasas que también se encuentran en la leche materna y que pueden incrementar el gasto energético del organismo, por lo que algunas personas afirman que puede ayudar en la pérdida de peso. Estos triglicéridos van al aparato digestivo, luego al hígado y de ahí al torrente sanguíneo, es decir, pueden ser usados como energía ya que no se almacenan tan fácilmente.

Sin embargo, algunos médicos opinan que los triglicéridos de cadena media deberían evitarse, pues pueden convertirse en grasas saturadas. Todo es cuestión de alternarlo y consumirlo con medida.

¿Cómo usarlo? Para cocinar todo tipo de platillos o para cuidar tu cabello y tu piel.

ACEITE DE AGUACATE

En la cocina, podemos usar el aceite de aguacate en recetas de cocina frescas o templadas como ensaladas, humus, dips y patés. Se recomienda consumir hasta una cucharada al día.

De color verdoso, espeso y aromático, el aceite de aguacate es rico en minerales como potasio, cobre, magnesio y calcio. Nos aporta también fósforo, hierro, betacarotenos, y vitaminas como las del grupo B (incluyendo ácido fólico), E y K.

Por sus vitaminas E, A, B1, B2, B3 ayuda a regenerar el tejido de la piel, el cabello y uñas. Posee propiedades antioxidantes y es más neutro que el aceite de oliva ya que su sabor es ligero. Cuando se añade a ensaladas ricas en licopeno y betacaroteno (tomate y zanahoria, por ejemplo), aumenta la absorción de estas sustancias.

Es ideal para personas diabéticas. Ayuda al estreñimiento, reduce el sobrepeso y previene enfermedades cardiovasculares. Debido a su carga de grasas monoinsaturadas, puede ayudar a reducir el colesterol LDL (malo), aumentar el colesterol HDL (bueno) y a reducir la inflamación. Debido a su alta concentración de ácido oleico, puede ayudarte a perder peso cuando se combina con ejercicio regular y una dieta saludable.

¡Esperamos que esta información te sea útil y uses estos aceites según sus características a la hora de cocinar de la forma más saludable para ti y tu familia!

¡No olvides visitarnos en Facebook e Instagram!

Start typing and press Enter to search

tostadas vegetarianas